Hay tendencias que, lejos de encontrar una fecha de caducidad en el horizonte, parecen propagarse hasta ampliar sus dominios en nuestro guardarropa. Sin duda alguna, ese ha sido el caso de las zapatillas de deporte, versionadas, revisadas y redefinidas hasta la saciedad a lo largo de estos dos últimos años. El street style y las sneakers van de la mano en una revolución deportiva que no duda hacer apología de la comodidad y el estilo effortless más depurado. Así, botas, bailarinas y zapatos Oxford se ven las caras nuevamente con estilismos de marcado ADN sport, en el que las deportivas llevan la voz cantante como calzado fetiche de la temporada. Pero no contentas con su hegemonía en clave casual, hoy ponemos las zapatillas contra las cuerdas para determinar si realmente son la inversión más rentable de la temporada, pudiendo adaptarse a cualquier contexto del día a día. ¿Superarán la prueba?

Actitud ‘effortless-chic’ —. Incluir tus deportivas en los looks de calle más cómodos es, a priori, una de las apuestas más sencillas y socorridas. Sin embargo, siempre hay quien va un paso por delante aunándolas a tejidos y estilos que anteriormente le fueran “vetados”. Más allá de los clásicos pantalones vaqueros, las sneakers encuentran sus sitio entre prendas de cuero, se cobijan bajo maxi-faldas y configuran el perfecto outfit ‘retro’. Del mismo modo, dicen adiós a las mochilas como compañeras de viaje matutino, para compartir protagonismo con shoppers y bandoleras de piel. Entre sus adeptas: Alexa Chung, Olivia Palermo y Dree Hemingway.